Películas con historias

Películas con historias

El equipo del Museo Histórico recuperó películas de diferentes épocas y realizó un trabajo de producción y compaginación de las mismas, en busca de continuar compartiendo con ustedes este material tan valioso.

1929-1930- PRIMERA COLACIÓN DE GRADOS DE INGENIERÍA QUÍMICA

El documental registra la vida universitaria de la Facultad de Química Industrial y Agrícola (actual FIQ) a través de los laboratorios, el museo, las aulas, la vida social , las autoridades de la época. El decano normalizador era el Ingeniero Gabriel del Mazo, la película se realizó en el corto período de su gestión. Fue transferida al Museo Histórico por la Facultad de Ingeniería Química de la UNL. Producido y editado por el Museo Histórico UNL.

CÉSAR LÓPEZ CLARO MURALISTA Y MAESTRO (fragmentos)

Es un recorrido por parte de los murales de su obra en Santa Fe. Muestra la relación y el recuerdo en tres estudiantes de la Escuela Juan Mantovani, Abel Monasterolo, Gabriela Pertovt y Gabriel Villot, que compartieron el proceso del mural de la cúpula del salón de actos de la escuela. Tres miradas y distintas visiones personales acompañan imágenes filmadas en esa oportunidad que fueron transferidas al Museo Histórico por la Facultad de Ingeniería Química de la UNL. Producido y editado por el Museo Histórico UNL.
El Museo Histórico lleva adelante acciones de extensión universitaria interna y externa, en miras a constituirse como un medio de inclusión social.
«Mi fuga diaria» es un documental sobre la escuela y la educación dentro de la cárcel. En la vida diaria dentro del penal, ser alumno es una fuga; el espacio de la escuela es el contacto con ‘el afuera’ que acompaña el proceso que debe hacerse para la reinserción social. Desde el afuera, la sociedad puede revisar sus representaciones acerca del mundo carcelario y sus protagonistas.
La película fue ideada y realizada por los alumnos con el asesoramiento del Museo Histórico. La metodología del Instituto de Cinematografía de la UNL, que funcionó desde 1956 a 1976, dirección del trabajo, y fue adaptada a las características y los medios disponibles dentro de la Unidad Penitenciaria. 
El resultado de este trabajo conjunto es el documental «Mi fuga diaria» y el fotodocumental con el mismo nombre.